Todo igual, pero...
dicen
que es un nuevo amanecer;
para mí todo es igual,
el mismo vidrio que ayer,
la misma ilusión,
la misma tortura,
la misma canción,
la misma locura.
Sentados
sobre el mismo eje,
a la misma altura,
con el mismo afán
e igual despecho;
es tan similar
que nada parece hoy.
La misma pared,
el mismo reloj,
la misma hora,
la misma mar,
la misma playa,
la misma arena,
la misma ola.
Se fundió
el ayer sobre el mañana;
pero hoy
no ha amanecido;
la misma tristeza
nos rodea,
la misma miseria,
en la misma calle
el mismo perro,
la misma sed,
la misma hambre,
el mismo dueño del hombre.
Mejor hablar
de otro día
que aún está por venir,
soñado, sí, muy soñado;
pero, al florecer,
se torna uno más.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad