Creyente, pensador,
no pienses pensar por mí
lo que creyendo por mí estás.
No creas ni pienses
que pienso callar;
pienso pensar,
fluir mi pensamiento.
Creyendo que creo al final;
allá donde nada sé,
sabiendo la oscuridad
del que sé que sí me ve,
del que creo no creer.
Ni pensar que en nada creo;
volúmenes. Grávidos pensamientos
que se entrelazan de nada,
viendo el fin de la existencia,
el sol reducido en cirio,
en soplo la creencia,
en adiós. Sí,
tanto pensar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies