Más allá de la nada,
quise hallar lo infinito;
ver del sol la espalda,
de la noche el cuenco,
del espacio el vacío.
Más allá 
de lo permitido;
posar quise el vuelo,
ver lo imposible
de lo soñado;
allí, donde todo acaba
para empezar de nuevo,
los mismos sueños.

Más allá de la nada,
del precipicio postrero;
hay  un reloj sin vida,
una sombra gigante,
un cementerio de viento,
un dictador sin voz;
hay un lago de silencio.
Más allá de la distancia,
existe un mundo de nada
donde las almas,
gritan sin eco
esperando el retorno
del cuerpo que fueron.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies